Carne impresa

 


Bacón, costillas, chuletones, filetes, pinchos, salmón, hamburguesas… pueden hacerse ya mediante impresión láser, con un aspecto realista y con un sabor bastante similar al original.

Algunas de estas impresoras 3D pueden llegar a producir hasta cinco toneladas de chuletas diarias, utilizando células de carne y grasa procedentes de cultivos in vitro. La impresora combina los ingredientes y les da la forma deseada.

Ya existen diez empresas en el mundo realizando ensayos de este tipo, es decir, creando chuletones de ternera sin necesidad de que existan vacas. Con este método desaparecerá la sobreexplotación ganadera, el maltrato animal y la contaminación. Además, los veganos podrían comer filetes elaborados con células vegetales.

Desde luego, estas impresoras revolucionarán el mercado alimentario ya que las posibilidades son casi infinitas.

Comentarios