Despellejar

 

Estos días, las noticias nos han colado una novedad entre las deprimentes cifras de la pandemia y la incógnita sobre el destino del emérito, por fin resuelta: se trata de la presunta financiación ilegal de Podemos. Como siempre, nos han podido las prisas. Nada de esperar a que se investiguen los hechos y la justicia hable, ya tenemos un veredicto, aunque no es unánime, porque depende de quién informa sobre el asunto, el coletas y los suyos están de caquita hasta las trancas o son un modélico partido al que la derecha más reaccionaria quiere cargarse como sea.

Es prematuro decir nada al respecto. No sabemos si existe caja B o se acusa a Podemos sin fundamento. No hay hechos demostrados todavía. Pero en algo tenemos que entretenernos en este verano raruno, sin poder ir a ninguna parte y con el conteo incesante de contagios. Despellejar a cualquiera es nuestro deporte nacional y además es gratis.

Comentarios