Mamá, quiero ser Spiderman

Spiderman es uno de los superhéroes favoritos de varias generaciones de chavales y no tan chavales. La criatura de Stan Lee, el hombre araña, es el alter ego de Peter Parker, un joven adolescente al que le pica una araña radioactiva, transmitiéndole unos superpoderes que él usa para combatir el mal.

Muchos desearían tener estos poderes y juegan imitando a su héroe, pero tres hermanos bolivianos de 8, 10 y 12 años fueron más allá y pretendieron convertirse en un spiderman. Para conseguirlo, se dejaron morder por una araña muy similar a la que aparece en las películas, sin saber que se trataba de una viuda negra, una de las arañas más venenosas del mundo. Antes de 10 minutos, los pequeños empezaron a notar los primeros síntomas y no eran de superpoderes precisamente, sino de intoxicación severa.

Trasladados de urgencia a un hospital y con el tratamiento adecuado, los niños consiguieron recuperarse. Es de suponer que habrán aprendido la lección, aunque sea de la peor manera, que lo que ocurre en las películas parece real, pero no lo es.


Comentarios