Itacolumita

Este pedazo de arenisca se llama itacolumita. Es esencialmente «piedra flexible». Tiene la textura y dureza ordinarias de la piedra, pero se dobla y flexiona. Esta sorprendente característica de la itacolumita ha llamado la atención de la sociedad científica por la potencial aplicación de microestructuras inspiradas en este material, por ejemplo en el desarrollo de hormigones antisísmicos capaces de absorber, dada su flexibilidad intrínseca, parte de la vibración provocada durante el terremoto.



Comentarios