El maravilloso Ajeeb

En 1868 se construyó una máquina de la que se afirmaba que podía vencer a los mejores jugadores de ajedrez del mundo. Pero «Ajeeb el Maravilloso» no era el prodigioso ingenio que aparentaba ser, en realidad, la maquinaria que exhibía en su base era un frente falso que ocultaba a un jugador humano.

La imagen pertenece a la Biblioteca Houghton, de la Universidad de Harvard.


Comentarios