Teletrabajo a costa de quién



A toda prisa y debido a las circunstancias, muchos empleados han tenido que reconvertirse al teletrabajo para seguir desempeñando sus funciones. Según parece, tras el desconfinamiento, el teletrabajo se seguirá manteniendo y quizás vaya en aumento.

La cuestión es que trabajar en casa conlleva unos gastos extra para el empleado: electricidad, conexión a Internet, línea telefónica, material diverso como papel, bolígrafos, calefacción o, en el tiempo que viene, aire acondicionado… Por no hablar del desgaste de las herramientas empleadas: ordenador, impresora, escáner, teléfono…, y sus posibles averías o sustituciones. ¿A quién corresponde abonar estos costes? Se supone que al empleador. ¿Cómo se acreditan y cuantifican los gastos? ¿Y el horario, cómo se ficha?

Habrá que legislar al respecto para evitar posibles abusos.

Comentarios