Manteniendo la distancia reglamentaria

Poco a poco se va instaurando la nueva normalidad en nuestras vidas, aunque la amenaza por la COVID-19 sigue muy presente. Por eso los restaurantes que abren sus puertas a los clientes marcan pautas para que se respeten las distancias de seguridad.

Maison Saigon, un restaurante vietnamita, ha tenido la idea de ocupar los espacios que la clientela debe dejar libres con osos panda de peluche. Con ello intentan evitar la sensación de soledad. Es una manera diferente y simpática de velar por la salud de sus clientes.


Comentarios