Madrí, Madrí, Madrí



Isabel Díaz Ayuso marca los tiempos en el PP y se enfrenta a brazo partido contra el Gobierno de Sánchez. La bomba estalló al desvelar Vanity Fair que la presidenta de Madrid lleva desde mediados de marzo residiendo en una suite de lujo en la Plaza España, por la que paga, supuestamente, la módica cantidad de 80 € al mes. Precio ganga que le ofrece el empresario hotelero Kike Sarasola.

Isabel trabajó antes a las órdenes de Esperanza Aguirre, el reinado de la expresidenta madrileña estuvo trufado de charcas con ranas, chanchullos, negocios sucios y corrupción, y Ayuso era la responsable de gestionar sus redes sociales, en particular, la cuenta @SoyPecas, el nombre de la mascota de la entonces líder del PP madrileño, y las críticas que le llovían a su jefa. Periodista especializada en comunicación política, Isabel Díaz Ayuso se ha descubierto en frases e ideas que dejan ojiplático al más pintado, de ahí que haya surgido el término «ayusadas» para referirse a sus genialidades. Pidió que «el concebido no nacido sea considerado un miembro más de la unidad familiar» y se quedó tan tranquila después de pasarse por el forro el Código Civil, la Ley del Registro y la mismísima Constitución. Dijo cosas tales como que «el aborto no es un derecho de la mujer», y se refirió a «las mujeres obligadas a ir a las manifestaciones tiranizadas por la izquierda». Descalificó Madrid Central: «El experimento de #MadridCentral es puro Comunismo». Respecto a la violencia machista, consideró que: «El hombre no es un ser violento porque el hombre también agrede al hombre». También dejó constancia de una realidad: «Vox no propone nada que yo no haya visto antes dentro del PP». Ahora, pese a que el número de ancianos fallecidos en las residencias madrileñas es un escándalo, ella, Isabel, tiene un propósito firme: «Madrid tiene que tratar a los ancianos como en una urna».

La penúltima de la presidenta madrileña tuvo lugar el pasado miércoles: no convocó al Colegio de Médicos de Madrid a la reunión del consejo de técnicos para debatir la situación actual del coronavirus en la Comunidad. En los sondeos ya se percibe un ligero declive del PP en la Comunidad. 

«Usted mete en una vasija unas gotitas de Donald Trump, unas gotitas del nacionalismo más exacerbado, y unas gotitas del pato Donald y lo agita bien, tenemos a la presidenta de la Comunidad de Madrid», ha dicho de ella José Cepeda, diputado en la Asamblea de Madrid por el PSOE, senador y representante de España ante el Consejo de Europa.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
Hoy la he visto y su cara refleja nítidamente el cortocircuito que provoca predicar lo que una no cree en exceso.
Pero si deja de acelerar, la adelanta por la desecha Cachetana....
Oye, y Madriz se escribe con Z.