La nueva normalidad será lo de siempre



Han empezado a prepararnos para lo que está a punto de llegar: la nueva normalidad, pues ya hemos descartado regresar a la normalidad anterior. La nueva normalidad será la que decidan los políticos, pero no se ponen de acuerdo. Ni siquiera en unas circunstancias tan extremas como las que vivimos hay un conato de unidad, un destello de colaboración.

Es lamentable que no haya ni dos partidos que compartan planteamientos comunes. Cada uno sigue sus propias estrategias, las que más le benefician, las que mantienen a los pocos afines que les han votado.

La polarización llega al punto de que votar la propuesta de otro te convierte en sospechoso. Así que los partidos andan con pies de plomo para que nadie piense que han cambiado de chaqueta. Si se vota lo mismo que el enemigo hay que aclararlo inmediatamente, aportar los matices necesarios que justifiquen tamaña felonía.

Entre tanto jaleo parlamentario, llega Inés Arrimadas con un pañuelo blanco en la mano en señal de paz y para secundar al Gobierno. Y nos hemos quedado de piedra, claro. Las siglas son lo de menos, cuenta el gesto, pensar en la ciudadanía, en el interés general. Hay alguien con sentido común.

A los demás partidos les ha faltado tiempo para saltarle al cuello a Arrimadas, la acusan de convertirse en el salvavidas de Pedro Sánchez. También le han dado cera a Podemos, por los compañeros que se ha agenciado para este viaje.

Ya ven, la nueva normalidad será lo de siempre, al menos en política.

Comentarios