El jardín de Chanel

La mujer que no lleva perfume no tiene ningún futuro.

 

Coco Chanel encargó al perfumista Ernest Beaux la creación de un perfume que pensaba regalar a sus 100 mejores clientas. Beaux le presentó a Coco 10 frascos de laboratorio numerados con diferentes fragancias. Ella eligió el nº. 5 porque el aroma le recordaba a su infancia en los campos del sur de Francia y porque, gracias a la incorporación de aldehídos, el olor no podía asociarse a nada conocido, era exclusivo y único. «Presento mis colecciones el 5 de mayo, el quinto mes del año, así que dejaremos que esta fragancia (la número 5) mantenga su nombre; traerá buena suerte». 

Hoy si hay un perfume emblemático ese es Chanel Nº 5. Era el pijama de Marilyn Monroe para irse a la cama y es el regalo perfecto, pero ¿a qué huele? Huele a jazmín de Grasse, a elegancia y distinción, a pasión…

Pero no te conformes con una descripción cualquiera, el canal Chanel explica en un vídeo a qué huele Chanel Nº 5 y cómo se obtiene ese perfume, que ya es un clásico en la perfumería y el más famoso del mundo.





Comentarios