Un ejemplo



De octubre de 2016 a enero de 2017, siete mil arañas de la especie Parawixia bistriata tejieron la mayor tela de araña que jamás se ha realizado en un recinto cerrado. El artista y arquitecto argentino Tomás Saraceno presentó esta exposición en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires en la que en dos grandes instalaciones se combinaba el interés de Saraceno por la aracnología, la astrofísica con el sonido y las artes visuales.

Las arañas tejen sus hilos iridiscentes desde hace más de ciento cuarenta millones de años. Las telarañas son estructuras frágiles, delicadas y a la vez resistentes. Existen más de 32.000 variedades de araña conocidas, de sus hilos y nudos nacen tupidas mallas que pueden interconectarse al entrelazar sus telas, ayudando a completar el trabajo ajeno y permitiendo que completen el propio. Un ejemplo de colaboración que explica por qué las arañas ya estaban cuando llegamos los humanos y por qué seguirán estando cuando nos hayamos extinguido.



Comentarios