Brecha digital escolar



Durante estos días de encierro, las clases se han trasladado al hogar y los cursos siguen de forma online. Pero no todos los niños y jóvenes disponen de Internet en sus casas ni de un ordenador que les permita realizar las tareas que los profesores les marcan. Así que estos alumnos quedan excluidos de la educación. A la espera de acontecimientos y ante el cercano fin de curso, se plantean diversas soluciones para evaluar al alumnado, una de ellas es hacer un examen virtual. ¿Qué criterio se seguirá con este numeroso grupo de estudiantes? ¿No quedan en inferioridad de condiciones respecto a los demás?

Los recursos digitales son muchos, pero no están al alcance de todos. Los alumnos con mayores dificultades de aprendizaje en la escuela son los que ahora sufren mayor desatención. Los Departamentos de Educación de las distintas comunidades autónomas deberían garantizar y proveer de los medios necesarios para que todos los alumnos estudien en igualdad de condiciones.

El Ministerio de Educación ha cerrado un acuerdo con Telefónica, Cisco e IBM para facilitar 20.000 líneas móviles a los estudiantes con menos recursos, así como licencias de Webex para videoconferencias y apoyo tutorial a los docentes.

Las desigualdades educativas se agravarán durante el confinamiento y la brecha digital repercutirá en la segregación escolar.

Comentarios