Otra chapuza cara


La obra más cara y la chapuza más gorda de la ingeniería en España, es decir, la variante de Pajares, con 50 kilómetros de túneles y viaductos que habría de unir mediante el AVE Asturias y la Meseta, se han quedado obsoleta e incumple la normativa europea. Dieciséis años de obras y cerca de 4.000 millones enterrados. Ahora Adif tiene que construir galerías de evacuación para casos de emergencia. Además hay filtraciones de agua, retrasos, sobrecostes, deslizamientos de tierra, impacto ambiental… En fin, lo normal.

El 11 de febrero de 2004, justo antes de las elecciones generales (14 de marzo), el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos y Rodrigo Rato, vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, colocaban la primera piedra del AVE a Asturias. La obra estaba presupuestada en 1.085 millones de euros y el plazo de ejecución era de cinco años. Todo se ha salido de madre. El presupuesto casi se ha multiplicado por cuatro. Los plazos de ejecución se han ido alargando… Y los asturianos ya están más que hartos.

Con las negligencias habituales que nos caracterizan como pueblo, se empezaron a excavar los túneles sin unos previos estudios hidrogeológicos para analizar el subsuelo. Por ahorrarnos los 60 millones que costaban los estudios y los cinco años de duración, se empezó a excavar a toda mecha y, ¡oh, sorpresa!, las tuneladoras se encontraron con agua. El desastre causado en los acuíferos propició un trasvase oculto y subterráneo de León a Asturias que los años de sequía pertinaz deja sin gota de agua a la montaña leonesa. Medio Ambiente se puso a silbar como si no fuera cosa suya, hasta que ya no le quedó otra que tomar cartas en el asunto y obligar a Adif a encontrar otra solución que no pasase por secar ríos y arroyos.

Luego vinieron los deslizamientos, porque no se tuvo en cuenta el comportamiento geológico del terreo y hubo que reforzarlo. Cuando se estaba en ello, se sellaba el túnel y se tapaban goteras, a la Unión Europea se le ocurre  aprobar un reglamento «sobre la especificación técnica de interoperabilidad relativa a la seguridad en los túneles del sistema ferroviario de la Unión Europea». Reglamento que se incumple en dos túneles y que es de obligado cumplimiento, así que ningún tren circulará por los túneles. Hay que excavar nuevas galerías de seguridad y, esta vez sí, habrá que realizar un estudio del terreno. Algo que lleva aparejado más gastos, más tiempo y más hartazgo de los asturianos.

Cascos y Rato descubren la primera dovela de la variante ferroviaria de Pajares en Los Pontones


Comentarios