Matar virus a tiros



Cuando el coronavirus apareció en nuestras vidas, algunos se pusieron como locos a acaparar papel higiénico. Ahora que el coronavirus ataca a Estados Unidos, allí les ha dado por comprar armas.

El New York Times cita varios ejemplos: el de una tienda de armas que ha visto aumentar las ventas del 30 al 40 por ciento desde finales de febrero y el caso de un hombre que nunca había comprado una pistola, pero pensó que debía agenciarse una porque tenía miedo de que el virus pudiera provocar un colapso de orden público, con saqueos y «todo cerrado, como en una película de zombies».

Los comerciantes de armas y municiones ya han manifestado que su proveedor en el sur de California tiene problemas para mantener las armas en stock. Y es que en algunas tiendas se han llegado a vender más de una decena de pistolas en dos horas.

Entre tanto, Donald Trump asegura e insiste en que el brote está bajo un «control tremendo». Pues mejor que no lo controlen a tiros.

Comentarios