Las pandemias serán tendencia


En el último plan de Estrategia de Seguridad Nacional (ESN) publicado en 2017 ya se anunciaba que España sufriría por la inestabilidad económica, las migraciones, las emergencias y catástrofes y el cambio climático. Se incluían también epidemias y pandemias, que en los próximos años pueden convertirse en tendencia.

En poco tiempo, el Síndrome Respiratorio Agudo Grave, la gripe por virus A/H5N1 y la del virus A/H1N1, el poliovirus salvaje, el virus Ébola o el Zika, han hecho estragos. ¿Por qué? Pues porque hay factores que aceleran y propician las pandemias: la migración internacional; el cambio climático, que favorece la proliferación de virus; una población envejecida y vulnerable; el incremento de las resistencias a los antimicrobianos; las mercancías que se mueven por el mundo, y, en nuestro país, el turismo.

Recibimos 82 millones de turistas al año, que pueden propagar cualquier virus por todo el territorio en poco tiempo. Además, nuestro sistema sanitario está transferido competencialmente a las Comunidades Autónomas. Esto significa que el Gobierno coordina,  y puede intervenir, mediante el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, a las Comunidades Autónomas, para garantizar que se cumple la prestación universal de los servicios sanitarios y la salud pública. No sabemos todavía si esto es bueno o malo. En Italia y Francia, por ejemplo, la descentralización es menor y los gobiernos tienen capacidad de acción directa sobre la sanidad pública.

Es función del Gobierno central la aprobación y regulación de medidas que eviten daños, pero la seguridad absoluta no existe. El coronavirus está aquí y pondrá a prueba nuestra capacidad para solventar esta crisis sanitaria. Las Comunidades Autónomas tienen ante sí un reto importante. Esperemos que sepan demostrar que son capaces de salir airosas del trance.

Comentarios