Todo tiene un límite



Agentes de la Policía Nacional han detenido en Elda (Alicante) a dos tipos responsables de un kebab. Al parecer tenían a tres empleados, residentes irregulares en España, trabajando todos los días de la semana, sin contrato, sin estar dados de alta en la Seguridad Social y pagándoles un salario de 100 a 150 euros mensuales, que llevaban tres meses sin abonar. En caso de que hubiera una inspección, los empleados tenían indicaciones para abandonar sus puestos y comportarse como meros clientes o huir del restaurante.

Los explotados, de origen pakistaní, trabajaban desde por la mañana hasta la madrugada y, a cambio de su trabajo, se les permitía convivir con otras tres personas más en la habitación de una vivienda propiedad de los dueños del negocio. Les prometieron un precontrato de trabajo para ayudarles a conseguir la residencia, pero esta promesa nunca se cumplía.

Según la última Encuesta de Población Activa, en España hay 4,47 millones de trabajadores con contratos temporales, por lo que la tasa de temporalidad se sitúa en el 26,1 %. Contratos de dos horas, de un día, de dos, de cuatro... Hay personas que acumulan 800 contratos de trabajo distintos en quince años. Inmigrantes en situación irregular y en estado de extrema pobreza que trabajan a cambio de un bocadillo y una colchoneta en el suelo. Incertidumbre, inestabilidad, vivir pendiente del teléfono por si te llaman para trabajar unas horas. Sin vacaciones, sin fines de semana libres… Así malviven casi 5 millones de trabajadores en España.

Comentarios