Publicidad encubierta


La mayor parte de las veces ni nos damos cuenta de la publicidad encubierta que nos cuelan en el cine y en las series. De hecho, es lo que buscan las empresas, que sus productos se vean como atrezo. Pero existen contratos entre la productora de una película y las compañías que se anuncian. Y algunas cláusulas son un tanto curiosas. Apple, por ejemplo, prohíbe que los malos de las películas utilicen un iPhone.

Esta condición fue desvelada por el director Rian Johnson en una entrevista en Vanity Fair. Un contratiempo que no le afectó durante el rodaje de Star Wars: Episodio VIII, ya que la acción transcurre hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana. Sin embargo, con su última película nominada a los Oscar: Puñales por la espalda, sí tuvo algún contratiempo. Apple le impuso este veto a la hora de rodar: está permitido que aparezca un iPhone en la película, pero los villanos no pueden usarlos en pantalla. Controlar este tipo de publicidad es algo muy habitual en el cine y se establece hasta en qué momento aparece en la pantalla el dispositivo.

Imagen: Omega en la película de James Bond, Casino Royal



Comentarios