Pausas para fumar



El pasado mes de diciembre, la sala de lo Social de la Audiencia Nacional dictaba sentencia respecto a la denuncia del sindicato CCOO contra a la empresa Galp, con la que mantenía un conflicto colectivo. Según la organización sindical, la empresa aprovechaba la obligación legal de control del horario laboral para descontar del cálculo total de la jornada las pausas destinadas al desayuno o a fumar un cigarrillo, entendiendo esto como un retroceso o empeoramiento de las condiciones de los trabajadores.

La Audiencia Nacional no lo considera así y manifiesta que los cambios derivados del nuevo registro no suponen «una modificación sustancial de las condiciones laborales recogidas en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores». Y respalda la decisión de Galp de exigir a los trabajadores que fichen cada vez que salgan y especifiquen mediante un código de qué tipo de pausa se trata.

La sentencia ha generado un gran revuelo mediático y esto ha llevado a calcular el tiempo que se «pierde» a lo largo de la jornada laboral fumando o tomando café. El estudio de portal de empleo Jobatus concluye que cada fumador consume, de media, 4 cigarrillos durante la jornada laboral, dedicándole a cada uno de ellos 9 minutos. Esto hace un total de 36 minutos al día que, al año, equivalen a 7.524 minutos de «fuga» o a 16 días libres. Las pérdidas de tiempo tomando el café de primera hora y el de media mañana suponen unos 5.434 minutos al año, es decir, 11 días y medio de trabajo completos.

A la vista de estas cifras, las pérdidas para la empresa son considerables, por no hablar del agravio comparativo que se da entre compañeros fumadores y no fumadores, cafeteros y no cafeteros. No parece justo que quienes no se mueven de su puesto perciban el mismo salario que quienes se «escaquean» con la excusa del mono de nicotina o de cafeína.

Respecto a la sentencia judicial, Comisiones Obreras recurrirá ante el Tribunal Supremo la resolución de la Audiencia Nacional.

Comentarios