Estamos fatal



Manías, excentricidades y algunas rarezas: dejarse picar por las abejas; plan detox, tomar 300 calorías durante tres días; ni un gramo de carbohidratos en la dieta; vaginoscopia, una combinación de luz infrarroja y vapor de artemisa para limpiar el útero; enemas de café; curas con veneno de serpiente; lavarse las manos continuamente… Y la penúltima chaladura de Gwyneth Paltrow: This Smells Like My Vagina (Huele a mi vagina), una vela que vende en su página web por 75 dólares. Cedro, rosa de Damasco, geranio, bergamota cítrica y semilla de ambrete son los aromas que desprende.

La ocurrencia ha llenado las redes sociales de comentarios en los que se mofan de la actriz y ponen en cuestión su salud mental. Podrá parecer algo de pésimo gusto, ridículo o lo que se quiera, pero la peculiar vela se ha agotado en un tiempo récord en Goop, la página web con la que Paltrow se está forrando.

Comentarios