Si el tiempo es oro, por qué lo malgastas



El tiempo es oro. Tempus fugit. Quien deja pasar el tiempo sin más es un insensato, Goethe. Y tú, ¿por qué dices que amas tu vida si estás malgastando el tiempo?, Benjamin Franklin… Miles de frases recogen el rápido paso del tiempo, el drama de la mortalidad, el valor de cada minuto. Pero, ¿qué valor tiene el tiempo? ¿Se puede cuantificar? ¿Qué cuesta una hora?

Cuando ya no hay remedio, con el fin de nuestro tiempo cercano, solemos lamentar cada segundo malgastado. Supongo que muchos lamentaremos la vida que hemos perdido leyendo el correo electrónico o las mil chorradas que aparecen en las redes sociales. Se ha calculado que de cada cinco días, pasamos uno, de media, ocupados en redactar o leer mensajes. Y según los datos de la Encuesta de Estructura Salarial del INE (correspondiente a 2017), es posible determinar el coste de esta y otras muchas actividades en las que malgastamos el tiempo.

Cuantificando la  ganancia media anual de un trabajador: en 23.646,50 euros y dividiendo esta cantidad por las horas anuales trabajadas, a 40 horas semanales, perdemos atendiendo el correo el equivalente a 5.570 euros al año.

Tomando de nuevo la cifra de 23.646,50 euros, y trasladada ahora a un ámbito fuera del laboral, las 8.760 horas de un año nos dan la cifra de unos 2,69 euros, que sería el precio de una hora de nuestra vida. Tiempo de vida que podríamos invertir en actividades gratificantes como: relacionarnos con los demás de una forma real y no virtual, leer, aprender, pasear… Pero desde que las nuevas tecnologías han llegado, de media, malgastamos 2 horas y 16 minutos al día; 32,85 días al año; 4,5 años a lo largo de toda una vida, mirando tonterías en las redes sociales. 

Visto así, en cifras, quizás las cantidades nos hagan replantearnos por qué tiramos el tiempo viendo vídeos de gatitos, cuando tantas otras mejores alternativas tenemos a nuestro alcance. Pero cada uno es dueño de su tiempo y libre para invertirlo como mejor le parezca.

Comentarios