Maneki-neko


Es frecuente verlo en los escaparates de los bazares, restaurantes y otros negocios chinos. El gato, habitualmente dorado que mueve una pata, se llama Maneki-neko. Es un talismán originario de la cultura japonesa, donde se le considera portador de buena fortuna para su dueño. El gato representado pertenece a la raza bobtail japonés, y, en realidad no saluda, sino que llama: Por favor, entra. Eres bienvenido. En su mano derecha el gato lleva un koban, antigua moneda japonesa, y en el cuello un cascabel con el que ahuyenta a los malos espíritus. En la versión original, el gato está fabricado en porcelana y la pata carece de movimiento. En las versiones modernas, realizadas en plástico, la pata se mueve arriba y abajo. Dependiendo de su color, el maneki-neko tiene diferentes significados: si es dorado o plateado, aporta suerte en el negocio; en color blanco atrae a las cosas buenas; en rojo, atrae el amor.

Comentarios