La banca continúa ganando



El nuevo año no trae novedades en política monetaria en la zona Euro. En 2020 se mantienen bajos los tipos de interés del Banco Central Europeo: en el 0 %, y para rato, según ha anunciado la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en rueda de prensa.

A los bancos europeos no les queda otra que adaptarse a esta situación y buscar rentabilidad a través de otros productos. ¿Y a costa de quién verán incrementada esa rentabilidad? Son ustedes unos linces. Sí. A costa de los de siempre, del pequeño cliente, porque las comisiones vuelven a subir.

El BBVA sube la comisión de mantenimiento a 100 euros al año, antes era de 60 en la cuenta nómina del banco. Quienes tengan una nómina de 800 euros o más o con prestaciones superiores a 300 euros domiciliadas y con más de cinco recibos domiciliados, los menores de 21 años o los beneficiarios del programa «Adiós Comisiones», quedan exentos.

El Banco Santander cancela la Cuenta 123, que ofrecía una rentabilidad de hasta el 3 % para ciertos clientes. La entidad ofrece ahora la Cuenta Zero 123 y la Cuenta 81. Ambas con una comisión de mantenimiento de 12 euros al mes, 144 al año, si no se tienen domiciliados los ingresos, nómina o desempleo superior a 600 euros o pensión de al menos 300 euros, y no se cuenta con tres recibos domiciliados o se utilizan al menos seis veces la tarjeta de débito o crédito.

El Banco Sabadell exige tener domiciliada la nómina, la pensión o cualquier otro ingreso superior a 700 euros, además de contratar un seguro, un contrato de autorenting o tener invertido un mínimo de 10.000 euros en planes de pensiones, fondos de inversión o cualquier activo del banco. En caso contrario, el cliente abonará 5 euros de comisión al mes, 60 al año, por acceder a la Cuenta Expansión.

Bankia también aumenta las comisiones que impone. Ahora, además de contar con la nómina, superior a 700 euros, domiciliada, o la pensión o desempleo superior a 400 euros, exige alguno de los siguientes requisitos: dos compras al mes con tarjetas de crédito, una póliza de seguro de riesgo superior a 135 euros o 300.000 euros en fondos de inversión, planes de pensiones individualizados o seguros de ahorro. De no cumplirse las condiciones, la comisión de mantenimiento, que era de 6 euros al mes, asciende a 14 euros, 168 al año, si no se domicilia ningún ingreso.

Al contratar cualquier producto, se pactan las condiciones y requisitos que debe cumplir tanto la entidad bancaria como el cliente. No obstante, en el caso de los contratos de duración indeterminada, la entidad puede modificar las condiciones siempre que avise con una antelación mínima de dos meses y de forma individualizada a cada cliente, según explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Si las nuevas condiciones representan un cambio positivo para el cliente, la notificación no es obligatoria y se podrán aplicar de manera automática.

Estos cambios, no pueden aplicarse a los contratos que tienen una duración determinada. Para realizar modificaciones en estos productos se necesita el pacto entre ambas partes: banco y  cliente.

¿Qué se puede hacer si el banco nos cambia las condiciones? La entidad tiene derecho a incrementar las comisiones. El consumidor tiene derecho a cambiar de entidad y buscar mejores condiciones para sus ahorros. Para facilitar este trámite, hay que solicitar el formulario «Solicitud de traslado de cuenta de pago», que se le entregará al nuevo banco para que disponga de los datos necesarios para realizar las gestiones. El anterior banco debe cancelar los productos y órdenes que tuviera previstos. Eso sí, cuando existan obligaciones de pago, habrá que liquidarlas antes de cancelar la cuenta.

Comentarios