El precio de la república catalana



Carles Puigdemont planea pedir una cuota de 10 euros a las 84.000 personas que, según él dice, se han adscrito al Consell per la República, así espera financiar su nuevo Fondo de la República. Se ha avanzado la información de que habrá una aplicación de móvil para sus socios, que permitirá la opción de pagar 10, 20, 40 euros o una cantidad superior al año, con una cuota que quedará ya fija. Con este método, Puigdemont espera obtener anualmente 840.000 euros a través de estas donaciones, como mínimo.

Queda por decidir, y se debate en el Consell per la República, si dicha aportación será obligatoria o voluntaria. Para ayudar a tomar esta medida recaudatoria, quienes descarguen la aplicación móvil podrán votar a distancia con ella, sin abonar un extra.

La aplicación móvil del Consell per la República se está retrasando más de lo previsto, pues se ha priorizado la aplicación de Tsunami Democràtic, ahora desaparecida, se ha inhabilitado a  Quim Torra como diputado y no se ha excarcelado a Oriol Junqueras. Este año, dicen, sí estará lista la aplicación, especialmente diseñada como un mecanismo para recaudar fondos de manera estable y no puntual.

Los pagos realizados mediante la app se considerarán técnicamente donaciones a una de las dos asociaciones sin ánimo de lucro que dan cobertura legal a las actividades de Puigdemont en Bélgica: CATCiP AISBL y CATGlobal ASBL. En todo caso, existirán movimientos internos entre ambas entidades. En teoría, es posible donar de dos maneras: legal y opaca. Otro dato a tener en cuenta es que ninguna de estas asociaciones ha presentado cuentas en Bélgica, pese a estar obligadas a ello.

El tinglado de Puigdemont en Bruselas sale caro: ronda los 5 millones de euros, de ellos, tres se destinan al pago de abogados y litigios. Su tren de vida es muy caro y necesita más fondos. Con lo que abonan los activistas hace corto. De forma que se estudia un pago adicional para conseguir una nueva identidad digital, algo que aún se encuentra en fase de estudio.

La condición de eurodiputado de Puigdemont le reportará un salario neto de 6.824,25 euros mensuales, (euro más euro menos, lo que cobra de media un trabajador catalán), además de 4.513 euros en gastos para teléfono, actividades de representación, compra de equipos y otras actividades, (euro más euro menos, lo que percibe de media cualquier trabajador catalán). Sumando estas cantidades, serán casi 70.000 euros los que recibirá el expresident. La República catalana, si es, no será gratis.

Comentarios