Ex



A un paso del 10 de noviembre y de las cuartas elecciones generales en los últimos cuatro años. Con independencia del resultado electoral, Pedro Sánchez ya tienen acceso a una pensión de jubilación vitalicia, como el resto de expresidentes de Gobierno que ha dejado el cargo.

Así queda recogido en el Real Decreto 405/1992 del 24 de abril que establece el Estatuto de los Expresidentes del Gobierno, a quienes les corresponde un salario vitalicio de 79.336 euros brutos al año, según los Presupuestos Generales del Estado. Una cifra que los coloca a años luz del resto de jubilados españoles.

Además de la pensión vitalicia, los expresidentes también disponen de por vida de dos funcionarios a su servicio: un asistente personal y un secretario, más una dotación para gastos de oficina, y de un automóvil con chófer, escolta y seguridad. También pueden viajar gratis a donde sea, pues tienen barra libre en el transporte aéreo, marítimo y terrestre.

Por si la paga de jubilados no les llega para pasar el mes, que es lo más probable, los expresidentes pueden hacer trabajos extra remunerados: ser asesores, dar conferencias, fundar empresas…

Comentarios