Maleta espacial



Hace poco se cumplían 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Neil Amstrong es la primera persona que pisó nuestro satélite y fue en la estación espacial que la NASA tenía en Fresnedillas de la Sierra (Madrid) el primer lugar donde se escuchó la mítica frase: Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad. Como anécdota, hemos recordado que  Amstrong olvidó su reloj Omega en la nave, pero Aldrin, que descendió al suelo lunar unos minutos después, sí que llevaba en su muñeca el reloj.

Estos recuerdos les han suscitado a algunos las ganas de viajar al espacio. Elon Musk, Jeff Bezos, Richard Branson… ya trabajan para que el turismo espacial se convierta en breve en una realidad. La cuestión es ¿qué maleta me llevo? Pues ya está diseñada la maleta ideal para viajar al espacio. Se llama Zero-G, por eso de la gravedad cero, y la ha diseñado la firma Horizn Studios en colaboración con Alyssa Carson, la astronauta más joven del mundo.

Zero-G es smart lugage (equipaje inteligente). Su estructura es de fibra de carbono mejorada con grafeno, lo que la convierte en la maleta más flexible, robusta y ligera del mundo. Tiene una base electromagnética, lo que permite fijarla al suelo o las paredes de la nave para evitar sustos en gravedad cero. Además dispone de unas correas extensibles para que se pueda llevar no solo como maleta, sino como mochila. Con esta maleta puedes cargar tus dispositivos electrónicos de forma inalámbrica, incorpora una pantalla inteligente para que los viajeros se mantengan en contacto con la tierra e incluso enviar videos y, atendiendo a la seguridad, permite al usuario desbloquearla con el reconocimiento de huellas dactilares.

Zero-G cuenta además con una función de vacío para optimizar su espacio y gracias a los iones de plata dispone de una función bacteriostática que neutraliza los gérmenes y el olor en la ropa. ¿Se le puede pedir algo más?

Comentarios