Los misterios en torno a Van Gogh

Revólver con el que, supuestamente, se suicidó Van Gogh

Las biografías que se han escrito sobre Vincent van Gogh lo describen como un enfermo mental. Más allá de su innegable talento y de su impresionante producción pictórica, la leyenda aporta un halo especial sobre la imagen del artista.

Todos conocemos ese episodio en el que, según nos cuentan, Van Gogh se cortó su oreja. Pero es bastante probable que no sea cierto. En febrero de 1888, Vincent van Gogh se instaló en Arlés con la intención de formar una comuna de artistas. Un año antes había conocido a Paul Gauguin, y le invitó a vivir en la casa que tenía alquilada. Congeniaron rápidamente y se hicieron amigos, pero el carácter de ambos hizo la convivencia muy difícil y pocos meses después Gauguin se marchaba. 

Gauguin alegó que Van Gogh estaba desquiciado e intentó atacarlo, esa misma noche, en un arrebato, cogió una navaja, se cortó parte de su oreja, y le entregó el pedazo a Rachel, una prostituta que ejercía en un burdel cercano. La versión de Gauguin difiere de la de los historiadores Hans Kaufmann y Rita Wildegans. Ellos aseguran que cuando Gauguin le anunció a Van Gogh que se iba, esté le arrojó un vaso de vidrio y él respondió al ataque cortándole la oreja. Pero Van Gogh no quiso que su amigo fuera arrestado, y finalmente declaró que había sido él quien se cortó la oreja. Según los historiadores, ambos artistas se peleaban por Rachel a la puerta del burdel donde ella trabajaba, y Gauguin, aprovechando la fama de loco de Van Gogh, inventó la historia para protegerse a sí mismo. 

La versión oficial de la muerte de Van Gogh es el suicidio, pero también existen dudas sobre la veracidad de este hecho. Supuestamente, el 27 de julio de 1890, a los 37 años, el artista sufrió un brote psicótico y acabó quitándose la vida. Este es otro de los grandes misterios que lo rodean: ¿Pero se suicidó realmente? Los biógrafos Steven Naifeh y Gregory White Smith concluyeron que la hipótesis del suicidio es improbable. Demostraron que la supuesta nota suicida de Van Gogh era una carta para su hermano Theo; que había encargado pinturas dos días antes de morir y ¿para qué necesitaba este material si había decidido suicidarse? Las heridas que presentaba también suscitan sospechas: el primer disparo fue en el abdomen y no es habitual que un suicida se dispare en el abdomen. El cuerpo agonizante de Van Gogh se encontró a casi un kilómetro del lugar donde recibió el primer disparo. El segundo disparo lo recibió en el pecho, pero no afectó a ningún órgano vital. Hacia 1960, un agricultor encontró el revólver de 7 mm de tipo Lefaucheux con el que, supuestamente, Vincent Van Gogh se suicidó en un campo cercano al pueblo francés de Auvers-sur-Oise. El arma se subastó en junio de 2019 en la casa de subastas parisiense Drouot, un comprador particular pagó por la pieza 162 500 euros. 

René Secrétan, de apenas 16 años, y sus amigos humillaron y se burlaron de Van Gogh. René portaba un arma que podría ser la que hirió a Van Gogh, aunque siempre defendió su inocencia. El joven, debido a su estatus social, no fue sometido a investigación y el asunto del tiroteo nunca se esclareció.

No existe ninguna prueba que conecte de forma irrebatible el arma con la muerte con la muerte de Van Gogh. Aunque la bala de calibre 7 mm, se corresponde con la del revólver y el gatillo se encuentra en posición abierta, lo que indica que acababa de ser disparado, el mal estado de conservación por haber permanecido bajo tierra entre 50 y 80 años, no permite esclarecer los hechos.

La versión oficial sigue siendo la del suicidio: Van Gogh falleció 30 horas después de recibir el impacto de la bala. Sus restos se encuentran en el cementerio de Auvers-sur-Oise, a unos 20 kilómetros al norte de París. 

Tumba de Vincent van Gogh


Comentarios