Área 51



Casi dos millones de personas han quedado para reunirse el próximo 20 de septiembre en una base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y liberar a los extraterrestres que, según dicen, están allí presos.

La iniciativa surgió como una broma en Facebook, pero podría acabar mal. Los militares ya han advertido que no permitirán la entrada ilegal de civiles en su Área 51 de pruebas, en Nevada.

Durante décadas, los aficionados a los ovnis y a los extraterrestres han ido tejiendo teorías sobre las operaciones militares secretas que se desarrollan en el Área 51. Una de estas teorías avala que allí se trasladaron los restos de una nave alienígena que se estrelló en Roswell, Nuevo México, en julio de 1947. En 2013 la Agencia Central de Inteligencia (CIA) reconoció públicamente la existencia de esa instalación.

La cita preocupa a los habitantes de Rachel, la localidad más cercana al Área 51, que cuenta con 54 habitantes y un hostal. Tampoco hay una gasolinera en las inmediaciones, por lo que quienes deseen acceder al lugar deberán llenar los depósitos de sus vehículos a 80 kilómetros de distancia. Al jefe de policía del Condado Lincoln también le preocupa la avalancha de gente y los problemas que se puedan generar, pues se trata de una zona desértica y con escasos recursos para operaciones de rescate, en caso de producirse alguna circunstancia que lo requiera.

Pero donde unos ven problemas, otros ven negocio. La cadena de restaurantes Arby's anunció que enviará a Rachel un camión con comida para los asistentes a la convocatoria y un menú secreto, por si hubiera que ofrecerles comida a los alienígenas. La empresa Anheuser-Busch ha creado una etiqueta de edición especial de su cerveza Bud Light, con colores verdes, y ha anunciado que ofrecerá cerveza gratis a los extraterrestres que escapen.

Más noticias, en breve.

Comentarios