Qué mala es la ignorancia



Cinco minutos en la alcaldía y ya han hecho la primera. El concejal de Urbanismo y primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cadrete (Zaragoza), Jesús García Royo, representante de Vox, ha decidido retirar de la plaza Aragón el busto de Abderramán III.

El partido de Santiago Abascal considera que el busto de Abderraman III frente a la entrada del consistorio de la localidad y que el nombre del califa denomine al centro sociocultural constituye «un ejemplo histórico de desigualdad».

Abderramán III, octavo y último emir independiente y primer califa Omeya de Córdoba, mandó construir el castillo de Cadrete en el siglo X para aplacar a la familia de los Tuyibíes que se había sublevado contra el Califato de Córdoba y preparar la toma de Zaragoza. Estos hechos, acaecidos en el año 935,  se recuperaron en unas jornadas históricas celebradas en 2016, dentro de los actos conmemorativos se colocó el busto en la plaza.

Abderramán era nieto de la reina de Pamplona y por sus venas corría poca sangre árabe, está considerado como el más tolerante de los Omeyas, se opuso a la persecución que sufrían los cristianos y los judíos de Al-Andalus.

La estatua ha sido vandalizada en dos ocasiones. La primera fue arrancada con una eslinga; entonces, partidarios de Vox se jactaron del hecho en las redes sociales. En la segunda ocasión se vertió un bote de pintura roja sobre la escultura.

Comentarios