Más peor



José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, socio de Vox, socio de Ciudadanos, quiere revertir el proceso y que Madrid Central vuelva a ser un cúmulo de atascos, malos humos y contaminación. No es un afán por mejorar las cosas, sino ganas de tocar las narices, de arrasar con buenas iniciativas solo porque las ha hecho el adversario político.

Llegar al poder para demoler y echar por tierra los logros, es un ejercicio de incoherencia propio de bobos. Madrid Central tiene el honor de ser la zona de bajas emisiones más eficiente de Europa. Es la primera vez que ocurre algo así en Europa, ninguna ciudad ha dado marcha atrás en estos avances medioambientales. La prensa internacional ha alabado a España por liderar este tipo de iniciativas y opina que la capital de España se ha adelantado a otras metrópolis en su implicación para luchar contra la contaminación. Pero esto, al alcalde y a sus colegas, les importa poco. La salud de los madrileños también se la trae al pairo. En España la contaminación atmosférica ha provocado más de 93.000 muertes prematuras en la última década, pero da igual. El placer por derribar lo ajeno, prevalece.

A partir del 1 de julio no habrá multas por acceder a Madrid Central, es el triunfo avieso de la actual coalición en el consistorio.

Comentarios