La plaga humana



Cientos de turistas han acudido durante los últimos años a la playa de Ostional, en el Área de Conservación Tempisque (Costa Rica), uno de los enclaves más importantes del mundo para la anidación de la tortuga lora. Tal es ya la afluencia de público, que los humanos se han convertido en una amenaza para la supervivencia de la especie, al impedir que los animales puedan reproducirse.

Las tortugas llegan a este lugar entre agosto y octubre, desovan en la arena y regresan al mar. Últimamente, los reptiles deciden volver al mar sin haber anidado, al encontrar la arena plagada de humanos.

Comentarios