Virando a babor



A Pablo Casado le ha leído la cartilla el Comité Ejecutivo Nacional del PP. El batacazo que se ha metido el partido en estas elecciones ha sido monumental y toca volver al centro a toda mecha.

Casado deja de ser amigo de Rivera y de Abascal para convertirse en acérrimo enemigo de «esos señores». «No son nuestros socios ni nuestros amigos», ha dicho Casado muy contundente. Ellos son la extrema derecha y nosotros el centro moderado de toda la vida, le ha faltado añadir.

Para las elecciones del próximo 26-M, Maroto ya no será jefe de campaña. El pobre Maroto ha errado tanto con ese escoramiento a la derecha y más allá, que ha perdido hasta su escaño.

Los fichajes estrella han acabo estrellados. Adolfo Suárez Illana no hizo más que abrir la boca y la lió parda.  

En la campaña que se avecina, veremos cómo Casado se desdice y se contradice, mientras se reubica ya no se sabe dónde. Al final el PP se proclamará como partido de izquierdas.

Comentarios