Todo por una poltrona


Estamos en campaña electoral y los políticos exprimen su magín para ganarse a los votantes y conseguir su poltrona. Las promesas, que posiblemente incumplirán si consiguen el cargo al que aspiran, se desvanecerán como la niebla ante la persistente realidad. Y es que algunas «ocurrencias» nacen muertas.

Como la de Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a la comunidad de Madrid, que pretende que «el concebido no nacido» tenga categoría de persona viva y se le considere de facto como uno más de la familia para tramitar un título de familia numerosa a la hora de solicitar plaza en un colegio. En el desgraciado caso de que el feto no llegue a nacer, no tiene pensado qué hacer ante la nueva situación. «No lo tengo claro, creo que no. A la hora de solicitar una plaza evidentemente no, pero a la hora de expedir el título lo sopesaré».

José Luis Martínez Almeida, candidato del PP a la Alcaldía de Madrid, ofrece rebajas en las multas a quienes incumplan las normas de aparcamiento o que accedan a áreas restringidas de Madrid Central.

Unidas Podemos de Madrid, con Isabel Serra a la cabeza, rechazará cualquier posible donación de equipos oncológicos si proviene de Amancio Ortega. Y mire usted por dónde, Carmelo González,  que aspira a la presidencia del Gobierno de Canarias representando a Vox, quiere cambiar el nombre del Hospital Dr. Negrín por el de Hospital Universitario Gran Canaria D. Amancio Ortega.

Ignacio Aguado, de Ciudadanos, es partidario de dejar que las mascotas visiten a sus amos cuando están hospitalizados.

Fuerza Ciudadana, el partido que lidera Karl Jacobi, pretende crear una isla artificial autosuficiente frente a la costa de Barcelona y que el Circuito de Montmeló se abra al público una vez a la semana y de forma gratuita para probar vehículos.

Ana Bayle García, líder de Pacma y aspirante al consistorio de Barcelona, lo borda con una propuesta que es un hecho. Prohibirá la caza y todo espectáculo taurino o en el que se empleen animales. En Cataluña, la prohibición de los toros ya es una realidad.

En esta contienda electoral todo vale. Todos los partidos repiten el mantra del voto útil. El voto útil para ellos, claro está.



Comentarios