Quemados


Agotamiento físico y mental, pensamientos negativos, eficacia profesional reducida... estos son algunos de los síntomas del llamado síndrome del trabajador quemado o burn out. Una enfermedad que desde la pasada reunión de la Organización Mundial de la Salud forma parte de la Clasificación Mundial de Enfermedades.

El síndrome del trabajador quemado genera frustración y agotamiento debido a estrés crónico. Este estrés es consecuencia de un ambiente y un entorno laboral en el que el trabajador no se desarrolla de manera satisfactoria.

No es de extrañar que el actual panorama laboral acabe siendo lesivo, produciendo patologías que alteran el bienestar y el equilibrio emocional. Trabajar doce horas diarias por un sueldo de miseria. No disponer de tiempo libre para vivir. Estar condenado a aguantar en esa situación de esclavitud porque la alternativa es aún peor: el paro y la indigencia, acaba matándonos.




Comentarios