Ventajas de la nueva reforma laboral

La crisis de 2008 trajo, entre otras muchas desgracias, una profunda reforma laboral que acabó con todos los derechos adquiridos por los trabajadores hasta entonces.

Se acabó el puesto de trabajo garantizado, que te permitía una estabilidad personal, hacer planes para el futuro, mejorar tus condiciones cada año.

Se acabó encontrar un empleo digno. Una razonable indemnización por despido. Un aumento salarial ajustado al IPC anual. La valoración de la experiencia o de la cualificación académica. El cobro de una pensión que asegure una vejez sin penurias. El derecho a un futuro mejor.

La reforma laboral nos deja a todos con el culo al aire y con una terrible sospecha: las cosas pueden ir aún peor.

Comentarios