Morricone, inmenso

«La música muestra lo que no se ve, puede contradecir lo que se dice, o viceversa, narrar algo que la imaginación no revela. En este sentido, surge un deber moral para el compositor de cine, quien a mi juicio tiene una gran responsabilidad: yo la he sentido siempre», opina Ennio Morricone, uno de los más célebres compositores cinematográficos.

Stanley Kubrick quiso que pusiera música a «La naranja mecánica», pero no llegó a un acuerdo con Morricone. Lástima porque nunca sabremos cómo habría sonado esta composición. Pero sí recordamos su excelente trabajo en  El bueno, el feo y el malo, Hasta que llegó su hora, Novecento, Érase una vez en América, La misión, Los intocables o Cinema Paradiso.

El libro «En busca de aquel sonido», de Malpaso Ediciones, contiene las conversaciones entre Ennio Morricone y el compositor Alessandro de Rosa. Es una obra para músicos, cinéfilos y admiradores. 


Comentarios