Misales en Andorra

Reverendo Mosén. Soy la madre superiora de la congregación. Desearía que traspasaras dos misales de mi biblioteca a la biblioteca del capellán de la parroquia. Él ya le dirá dónde se deben colocar. Muy agradecida. M.F. 14 de diciembre de 1995.

Tras el primer mazazo provocado por la sorpresa: saber que los Pujol son una famiglia, ahora no sé si reírme o llorar ante el morro de Marta Ferrusola para negarlo todo, incluso la evidencia. Recuerdo aquella mítica comparecencia ante la comisión parlamentaria de investigación del fraude y la corrupción, cuando soltó: «Si no tenim ni cinc» (Si no tenemos un chavo). Unas semanas antes, los Pujol habían legalizado las suculentas cuentas secretas que tenían en Andorra. Luego la honorable anciana refería la lamentable situación de sus hijos, los pobres están «con una mano delante y otra detrás». Y negaba con contundencia que tuvieran cuentas en Andorra.

Ahora sabemos que el clan Pujol guardaba muchos «misales» en Andorra: unos 69 millones de misales/euros. Claro que aún queda mucho por esclarecer en las actividades «religiosas» de esta gente. Según el diario La Razón la cifra real puede ser de 3.000 millones.

Comentarios