Ellos se equivocan, nosotros pagamos

Vamos de mal en peor. Las malas noticias se suceden. El Gobierno no reabrirá el almacén de gas natural Castor por el riesgo de sismicidad y el Banco Mundial determina que el recorte de las primas a las renovables fue «excesivo» y procede indemnizar a los afectados.  Estos casos son consecuencia de la pésima política energética que se ha aplicado en España en la última década y ahora los consumidores tendremos que subsanar errores pagando las subidas en la factura energética.

Nadie ha asumido responsabilidades, los políticos españoles carecen de este hábito, pero sus fallos en la planificación nos saldrán muy caros a los ciudadanos. Desde 2007, el precio de la luz y el gas ha subido el doble que en Europa. Los consumidores españoles son los segundos que más pagamos de la Unión Europea, siguiendo a Portugal.

Comentarios