El negocio de la guerra

Las empresas armamentísticas repuntan en bolsa tras el acuerdo entre Estados Unidos y Arabia Saudí. Casi 110.000 millones de dólares es el monto de la factura en armas para hacer frente a las amenazas de Irán. La situación mundial, plagada de conflictos internacionales, la guerra en Siria y el terrorismo han dado pie a las especulaciones: la tercera Guerra Mundial está cerca.

Los inversores huelen el negocio y la sangre desde la llegada al poder de Donald Trump al Gobierno. Lockhedd Martin, el mayor fabricante de armas por ventas, según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, acumula subidas del 11,5 %. General Dynamics, con una variada oferta de vehículos de combate, sistemas de armas, munición y buques de guerra, ha crecido en lo que va de año un 13,4 %. Las demás empresas del sector no les van a la zaga, hay pingües beneficios para todas.

Según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz, en 2016 se invirtieron en material bélico 1,68 billones de dólares. Se me ocurren mejores destinos para semejante capital.


Comentarios