Chica de calendario

Habrán pasado cerca de setenta años y aquí está mi madre, portada de calendario.

En la foto, con su grupo de amigas, a las afueras de Sástago. Parece un día de primavera, puede que fuese abril, la fiesta de la virgen de Montler, patrona del pueblo. Puede que fuera un domingo cualquiera, una tarde soleada que apetecía disfrutar.

Una juventud de posguerra, en una España misérrima. Pese a todo, la ilusión en los corazones. El futuro estaba aún por llegar.

Comentarios