Soñar no es caro

Mientras el mundo se conmociona con el penúltimo atentado terrorista, se cabrea por el penúltimo caso de corrupción o por la penúltima subida de la factura eléctrica, existe la opción de mandarlo todo al paseo y refugiarse en Sri Lanka, el destino de moda para los amantes de la naturaleza en estado más o menos puro.

Flora y fauna exótica, tranquilidad, clima agradable, parques naturales, excursiones organizadas a sus lugares más recónditos y bellos, safaris fotográficos, gastronomía oriental…

La escapada no está al alcance de cualquiera. A los que no podemos permitírnosla, nos queda la opción de soñar que estamos tumbados en una playa maravillosa, disfrutando a tope de la vida. No es lo mismo, pero sale mucho más barato, oiga.


Comentarios