13 de marzo de 2017

La ciencia ficción es ya realidad

El 7 de marzo, WikiLeaks difundía Year Zero: 8.761 documentos con todos los detalles sobre sistemas de hackeo, armas cibernéticas y software malicioso que utiliza la CIA para acceder a iPhones y teléfonos Android, Windows e incluso televisores Samsung. Mediante estas técnicas, la CIA logra saltarse la encriptación de WhatsApp, Telegram, Weibo y otras aplicaciones de mensajería, así consigue recopilar mensajes de texto y de audio antes de que se realice la encriptación, dice WikiLeaks.

Se puede engañar al usuario para que instale este software o aprovechar vulnerabilidades en el código. En cualquier caso, el usuario carece de protección, porque ningún dispositivo, ni siquiera los que no están conectados a la red, permanecen a salvo. Se puede hackear un ordenador offline mediante un lápiz de memoria. WikiLeaks alerta de que es posible acceder al sistema de control de un vehículo y ejecutar así «asesinatos indetectables».

Confiamos en antivirus, cortafuegos, encriptaciones…, pero tanta precaución es absurda si el sistema operativo está vulnerado.