7 de marzo de 2017

En el limbo de la invisibilidad

La gente vive más años, envejece y se convierte en la razón de todos los males de la sociedad moderna. En el ámbito laboral, los empleados mayores de 45 años se consideran un lastre, la causa de que las empresas no funcionen, así que se los despide o se les prejubila. Se supone que son gente que se ha quedado desfasada, que no quiere aprender ni adaptarse a los cambios y con una mentalidad cerrada. Además, salen caros a la seguridad social, sufren más achaques, suponen un gasto enorme en pensiones y no aportan nada a las arcas públicas.

En el otro lado se encuentran los jóvenes. Los jóvenes tienen muy difícil su acceso al trabajo y las condiciones en que lo hacen son lamentables. Pero, al igual que los mayores, que como tengan la desgracia de perder su empleo no encuentran dónde colocarse, viven en un limbo de invisibilidad.

El problema no es ser joven o viejo, el problema es la actual estructura del mercado laboral.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Casi todos los trabajos físicos los hacen las máquinas, y algunos de discernir, también. Y las impresoras 3D están en pañales; cuando se desarrollen no me extrañarían tasas de desempleo superiores al 40%....(por ello estoy en desacuerdo en importar nuevos desocupados permanentes).