20 de marzo de 2017

Al rico pistacho

El cultivo del pistacho puede detener la despoblación rural, propiciando una forma de vida rentable, algo que lo convierte en la esperanza de los agricultores españoles.

En España hay más de 12.000 hectáreas de pistachero, casi todas localizadas en Castilla-La Mancha. El cultivo necesita entre seis y siete años para comenzar a dar frutos, pero luego su rentabilidad es muy superior a la de otros. El pistacho es un fruto de origen semidesértico, crece en climas secos y necesita muy poca agua. Irán y Estados Unidos son hoy los productores exclusivos. España es otro país que reúne las mejores condiciones climáticas y geológicas para su cultivo.

Una hectárea de pistachero propicia unos ingresos de entre 6.000 y 9.000 euros, y no es un árbol que requiera de grandes cuidados, solo un gasto de entre 500 y 1.000 euros por hectárea. Por eso los agricultores se están decantando por este cultivo. Hay pocos países en el mundo con capacidad para producirlo y la demanda va en aumento.