No lo sabía

El tribunal limita a 265.088,44 euros los gastos que la infanta Cristina cargó a la tarjeta de crédito de Aizoon, esa empresa ficticia a la que su marido desvió buena parte de los fondos que se obtenían con las actividades del Instituto Nóos. La sociedad carecía de actividad, está probado que sus trabajadores eran el jardinero, las empleadas de hogar y la secretaria de Urdangarin. Entre los cargos a la tarjeta figura el pago de 72 muebles de lujo, como dos sofás por valor de 10.143 euros, diez sillas de piel de 9.550 euros, un mueble bar por 6.298 o dos cortinas de estilo japonés de 5.580 euros. Pero las magistradas Samantha Romero, Eleonor Moyà y Rocío Martín  avalan la declaración de la infanta y consideran que no tenía ni idea de los chanchullos que realizaba su marido: inflar contratos públicos, adjudicárselos a dedo, saltarse la normativa de contratación, desviar los fondos, crear facturas falsas y sociedades pantalla en paraísos fiscales…

Cristina de Borbón sienta jurisprudencia en el arte de «hacerse la infanta». En su declaración como imputada de febrero de 2014 respondió con 579 evasivas: 412 «no lo sé», 82 «no lo recuerdo», 58 «lo desconozco», 7 «no me consta», 7 «no lo sabía» y un «no tenía conocimiento». Otras mujeres o exmujeres de acusados se han aplicado el cuento esperando ser absueltas. Rosalía Iglesias no sabía ni que entraba en un banco cuando acompañaba a su marido a Ginebra y se limitaba a firmar donde él le decía. Ana Mato no vio un Range Rover ni un Jaguar en el garaje de su casa, ella se encargaba de pagar el colegio de sus hijos, la luz y el agua; su exmarido, de todo lo demás.

Cristina de Borbón era una parte imprescindible para el negocio, que sin ella no habría funcionado, se gastaba el dinero que generaba, firmaba cuentas… Sin embargo, no se enteraba de nada. El desenlace del juicio decepciona e indigna, aunque es el esperado. Los hay que se contentan con que la infanta se ha sentando en el banquillo. Mariano Rajoy ya anunció que a Cristina de Borbón «le iría bien».

Comentarios