28 de febrero de 2017

La oratoria de Trump

No sé si son imaginaciones mías, si mi inglés es más de Cambridge que de Harvard o si estos días tengo la neurona aturdida. El caso es que los discursos de Donald J. Trump me parecen un galimatías. Tengo la sensación de que habla en tuits, con frases breves y contundentes, con una oratoria que haría llorar a más de un Cicerón.
Sus despóticos argumentos se ahogan en una cháchara incoherente y desordenada. Lanza sus ideas como ráfagas de ametralladora, «asesina» a sus oyentes con una retahíla de eslóganes desconcertantes y asusta con su ignorancia. Con gestos de bufón domina el arte de las evasivas y deja patidifusos a los periodistas más bregados en ruedas de prensa.

De un presidente de los Estados Unidos se espera otra cosa, al menos un discurso inteligente.


No hay comentarios: