19 de enero de 2017

Bailar con la más fea

Los EPA son garantías que el Estado concedió a los compradores de cajas quebradas para que aceptasen adquirirlas. Por ejemplo, el Banco Sabadell compró la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) a cambio de un euro, pues aceptó hacerse cargo de todas las deudas de la CAM. Pero para que la transacción resultara más atractiva al Banco Sabadell, el Estado le prometió que cubriría todas las pérdidas que se derivaran de los activos problemáticos de la CAM hasta un importe de 16.600 millones de euros. Esto significa que, en realidad, el Estado pagó al Banco Sabadell para que se quedase con la CAM.

Esto mismo ocurrió con otras fusiones bancarias. El Tribunal de Cuentas, que se encargó de gestionar el rescate bancario, pide ahora una investigación para aclarar si el FROB, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria creado en España con motivo de la crisis financiera de 2008, hizo o no una administración desleal.

El rescate de los bancos a cargo del contribuyente nunca debió producirse, pero, una vez hecho, el Estado tenía que procurar que causase el mínimo quebranto. El Tribunal de Cuentas revela que no se practicaron los procedimientos para realizarlo así y nos ha tocado a los ciudadanos apechugar con el pago de 60.718 millones de euros, unos 3.300 euros por familia. 

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Que se me caiga la mano a pedazos el día que se me ocurriera votar a esos peleles del P.P.
Y va el impresentable de Industria y dice que nos va a costar la luz 100 euros más cada año. Con todo el morro. Como hay lo de la puerta giratoria....