4 de noviembre de 2016

Robert Doisneau

Una centésima de segundo por aquí, una centésima de segundo por allá que, puestas una tras otra, no darían más que uno, dos o tres segundos robados a la eternidad.
Doisneau, The girl and the Policeman, Rue de Rivoli, Paris, 1945


Robert Doisneau es uno de los fotógrafos más relevantes del siglo XX. En sus imágenes muestra el mundo que él quería ver y narra lo cotidiano dando importancia a las situaciones triviales. Como resultado de esta fórmula surge lo sorprendente en lo común, un legado hermoso y lleno de ternura.

Doisneau nació en suburbio parisino el 14 de abril de 1912, la misma noche que naufragó el Titanic. Su infancia y juventud transcurrieron sin sobresaltos hasta que en 1929 el fotógrafo, dibujante y escultor André Vigneau lo introdujo en el mundo del arte. Así nace el fotógrafo insumiso, apasionado por la gente. En París secreto, en sus callejones y mercados, el talento de Robert Doisneau creó poesía, verdadero arte. Se negó a seguir las modas porque él tenía su propio lenguaje, hecho de improvisación y emociones.