30 de noviembre de 2016

Comida 3D

La impresora 3D llega a la cocina y será una revolución en el ámbito culinario. Ya hay un restaurante, Food Ink, que elabora sus platos con una impresora 3D.

En el Food Ink todo se ha fabricado con impresora 3D: mesas, platos, cubiertos, sillas… También la comida.  El primer local se abrió en Venlo, Países Bajos, y luego en Londres. Gracias a la excelente acogida, también visitará: Berlín, Dubái, Roma, Paris, Tel Aviv, Barcelona, Ámsterdam, Moscú, Nueva York, Las Vegas, Austin, San Francisco, Toronto, Sao Paulo, Buenos Aires, Taipéi, Seúl, Hong Kong, Singapur, Tokio, Ciudad del Cabo y Sídney.

Food Ink ha estado ya España, en el restaurante La Boscana, de Lleida. Aquí, 30 comensales repartidos entre los días 9, 10 y 11 de noviembre han conocido esta novedad, pudiendo degustar 11 platos, elaborados con ingredientes de la zona y preparados con las impresoras 3D por los chefs Joel Castanyé y Mateu Blanch. El precio era de 180 euros y solo pudieron disfrutar con la experiencia 30 personas.