21 de noviembre de 2016

Carmina

Como cada año por estas fechas se estrena la campaña de El Gordo de Navidad. El anuncio de 2016 tiene como protagonista a Carmina, una anciana que piensa que ha ganado el premio, aunque, en realidad, se trata de una confusión. Por esa tontería gazmoña que nos domina en navidad, su familia y un pueblo entero le sigue la corriente, y celebra con alborozo la buena suerte de Carmina.

El anuncio repite esquemas de años anteriores, como aquel del bar de Antonio. Una protagonista gris, la solidaridad de la gente, música meliflua…, pero no emociona y deja descolocado al espectador. ¿Carmina no sabe en qué día vive? ¿Padece algún problema de salud mental? ¿Por qué nadie la saca de su error? ¿Se enterará al final de que no es millonaria? ¿Cómo se lo tomará al saberlo? ¿Qué mensaje se pretende transmitir? Lo que importa es compartir, pero ¿compartir qué, una mentira?

La emoción forzada no emociona.



2 comentarios:

Toy folloso dijo...

Nuevo intento de manipular sicológicamente al personal, más obtusa y menos subliminalmente, esta vez....

elzo dijo...

Yo cuando lo vi tuve la sensación de que le estaban tomando el pelo a la pobre mujer. No me ha gustado nada el anuncio.