10 de octubre de 2016

Y ahora los carlistas

Muchos españoles piensan que el carlismo, que nació en el siglo XIX como consecuencia de la derogación de la Ley Sálica para que Isabel II, hija de Fernando VII, pudiera reinar en España, no tiene adeptos. Se equivocan. El carlismo sigue presente en la figura de Carlos Javier de Borbón-Parma, heredero de Carlos María Isidro y sobrino de la princesa Beatriz de Holanda. Carlos Javier intenta convertirse en rey de España y destronar a los actuales Borbón, quienes para los carlistas no son los legítimos soberanos de nuestro país.

Carlos Javier reside en Holanda, pero aspira a tener una imagen pública trascendental en España. Por eso presenta a su tercer hijo, Carlos Enrique, que es su heredero, en una misa y un tedeum en Barcelona. El sábado 8 de octubre, los carlistas pudieron conocer al pequeño príncipe Carlos Enrique de Borbón Parma.

Tenemos poco con lo que tenemos, que solo nos falta a los españoles que dos reyes se disputen la corona.